• Categoría de la entrada:Uncategorized

Muchas veces habrás escuchado que no es lo mismo saber escribir que saber redactar. Y es que es endemoniadamente cierto. Ya sea por experiencia propia o porque has aterrizado en alguna página interesante, te habrás encontrado textos que hacen llorar al niño Jesús.

Que si una mala estructura, que si las palabras clave están demasiado forzadas, que no aporta ni naturalidad ni un contenido relevante. Textos que, simplemente, están para rellenar el cupo necesario para posicionar esa página.

Y está feo. Está feísimo, vamos. No es tan complicado dedicarle cinco o diez minutos a pensar cuál es la intención del cliente, ya sea informacional o transaccional; y mucho menos a estructurar el texto de forma que sea entendible de cabo a rabo.

Así que para ayudaros a todos, seas redactor o cliente, os vamos a explicar algunos magníficos consejos (al estilo HumorSEO) sobre cómo redactar un texto SEO.

¿Qué es lo que se quiere conseguir con el texto?

Y es que es lo primero de todo. Entender al cliente, al usuario y lo qué puñetas vayas a leer. Quizás no seas un maravilloso redactor, ni siquiera seas un titulado en psicología publicitaria, pero al menos ten claro si lo que estás haciendo es ofrecer contenido para fidelizar una marca o vender un producto.

Una vez claro esto, lo siguiente está relativamente chupado; porque si está enfocado a la venta, querrás que los beneficios y ventajas del producto resalten por encima de lo demás. Y eso, amigos, requiere que conozcas las bondades de la mercancía.

No quiere decir que te tengas que comprar esa aspiradora de Amazon que barre, friega y te hace las tostadas cada mañana, pero al menos sí informarte de sus características; en especial si comparas con productos similares, logrando destacar aquello que otras no pueden hacer (como las tostadas, por ejemplo).

Y si el texto que te piden solo está para posicionar y aportar contenido de valor, aún más fácil lo tienes. No tienes que empaparte tanto como con la aspiradora loca, sino que puedes tirar por temas como recomendaciones, opiniones y consejos de uso

Pero bueno, que al final la perrería y la falta de ofrecer un contenido de calidad puede con todo, así que que acabaréis haciendo un mejunje de ambas opciones con tal de sangrarle cinco eurillos más a vuestro cliente. Que no está mal, pero tampoco sois vampiros. Y quedaréis como putos señores de la redacción.

¿Qué estructura es la más adecuada a la intención y a la temática?

Otra cosa que me escama muchísimo es la estructura que muchos redactores deciden utilizar para sus textos. Y es que a más libertad tengas, más difícil parece ser tener una estructura en condiciones.

Algunos clientes de redactores ya se la ofrecen, facilitando trabajo y asegurándose de que la creatividad del redactor no se va por los cerros de úbeda, explicando mierdas que a nadie le interesan. Avispados ellos, pero ya nos tienen calados.

Por eso, la mejor estructura que puede tener un artículo SEO es aquella que se enfoca en responder la pregunta principal que se lanza

  • Pero, tio, a veces el título no es una pregunta en sí.

Ya, entonces tienes que ejercitar esa dos neuronitas que cuelgan dentro de tu cráneo para hacértela a ti mismo. Por ejemplo, ¿es esa aspiradora que barre, friega y tuesta la que necesito?

A partir de ahí toca desmigajar las preguntas, de forma que se pueda responder en varios ámbitos y logren convencer al usuario final de que, joder, una aspiradora que te hace tostadas cada mañana es lo más.

Así que, en resumidas cuentas, puedes tener una estructura tal que así:

  • H1. iMother, la aspiradora que barre, friega y hace tostadas del 2020.
    • H2. ¿Qué es iMother? 
      • H3. Características y mierdas técnicas de iMother.
      • H3. Funciones y cosas que no necesitas en realidad de iMother.
    • H2. ¿Cómo diantres funciona iMother?
    • H2. Ventajas de tener a iMother rondando por tu casa.
    • H2. Desventajas de comprar iMother, pero claro, minimizadas para parecer que vale la pena.
    • H2. Comparación de iMother con iGirlfriend, iChacha e iHazloportucuenta.
    • H2. ¿Vale comprar iMother? Pues claro, llevo todo el artículo explicándotelo.
    • H2. Compra aquí iMother; bueno, no, haz click en este enlace y yo me llevo un piquillo.

Quizás de cara a contenidos para un blog no acabe de encajar, pero te puedes hacer una idea de cómo adaptar una estructura así de una forma más cercana y natural. 

No copies de tus fuentes, cojones

Trabajas en internet, con el pijama puesto y te crees que eres el más listo del mundo porque crees que medio copiando los textos de un resultado en la quinta página de google no te van a saltar las herramientas antiplagio. Pues lo llevas claro, chaval.

Y es que una vez te pillen contenido copiado de tus fuentes, ya sospecharán de tu profesionalidad. Así que no te creas el más listo del corral, porque al final te van a acabar desplumando por gallito.

Coge tus fuentes, a más variadas mejor, y dedícate a leerlas. No copies, no uses las mismas palabras, haz que tu cerebro funcione por una vez y que beba de las fuentes para expresar las ideas de una forma distinta.

Porque no sólo estás poniendo en evidencia tu falta de seriedad y profesionalidad, sino el de toda la comunidad de redactores. Y eso, amigo mío, no es bueno si quieres que te paguen más.

Cuando lo leo, ¿entiendo lo que me está explicando?

A veces creo que los propios redactores no se leen sus artículos. Que una vez redactados, los envían al cliente así en crudo, sin ni siquiera preocuparse de que cumple con la intención que se pedía inicialmente; o de lo que se está explicando.

Así que, por favor, redactor, si tienes que explicar cómo se come un calçot catalán, escríbelo como si lo fuera a leer un madrileño. Porque si asumes que el de la capital tiene ciertos conocimientos, vas muy equivocado.

Se detallista en las descripciones y revisate el texto una vez lo finalices. Y si sientes que no eres capaz, ves a buscar a tu madre, hermano o gato para que lo lea. Si ves que pone caras raras, entonces tienes que rehacerlo.

¿Hace falta meter tanta paja? ¿Acaso has visto que haya vacas en internet?

Tío, que te han pedido una descripción de la bujía de un coche de solo 600 palabras, no me tienes que contar cómo narices se inventaron los coches. Céntrate y haznos a todos la vida más fácil, sin lecciones de historia ni filosofadas variadas.

Incluso puedes ser sincero si no llegas a esas palabras, si el texto cumple con su cometido. Contactas con tu cliente y le dices “mira, colega, he escrito tu descripción sobre qué es una bujía de coche, pero el tema no da para tantas palabras. Por eso creo que es mejor dejarlo así, cortito, para que los lectores no pierdan el tiempo con mamandurrias”.

¿Ves? Es fácil ser honesto. Sí, igual cobras un puñado de palabras menos, pero habrás quedado como un galán.

Y eso, amigo mío, se traduce en que te van a contratar más en el futuro, por lo que acabarás compensando los ingresos de hoy con los del mañana.

Las palabras clave, siempre de la forma más natural posible

Un texto SEO no sería SEO sin las palabras clave. Pero no me hagas chapuzas poniéndolas forzadas, porque no eres ni una IA ni un mono aporreando el teclado. Aunque, por otro lado, tampoco se te pide que seas un Pérez-reverte.

Por eso, cuando debas introducir una buena cantidad de palabras clave, recomiendo que:

  1. Mira las palabras clave. Pero míralas bien, cojones. Como un lobo hambriento, como un chino a un murciélago crudo o un español a un sofá en la hora de la siesta. 
  2. Entiéndelas, cuál es su intención y qué preguntas necesitarías hacer para responder con ellas.
  3. Añádelas en esos puntos de la estructura de tu texto donde mejor encajen, que sea natural con el texto que le rodean.
  4. Si son palabras clave forzadas, que por ejemplo necesitan de alguna conjunción para que tengan naturalidad, hazlo. Díselo al cliente, pero. Y si las quiere en crudo, pues pones entrecomillado y que le den por culo.
  5. Resáltalas en negrita, ya sea para revisar que las has ido poniendo todas como para que el bot de Google sepa de que va tu artículo.

Si ya eres un redactor curtido, será muy fácil introducirlas de forma natural en la estructura. Pero si estás comenzando en este mundillo, lo mejor es que incluyas las palabras clave en la estructura antes de iniciar tu redacción. Así te será más fácil entrelazarlas con el resto del texto.

Título y descripción SEO, que enganchen más que una exnovia tóxica

Porque parece que lo único que importa es lo bueno y bonito que queda lo gordo del texto, pero incluso nosotros mismos podemos caer en la tentación de hacer click en un resultado del buscador que tenga un buen título SEO.

Señores, es importante destinarle tiempo al título y a la descripción SEO. Aunque no te lo pida el cliente, siempre añádelas a tus textos. A parte de servirte para rellenar unas cuantas palabras más, demostrarás que tienes talento en resumir tu contenido en 60 y 160 carácteres.

Y no solo eso, no me escribas mondongadas. Haz que enganchen, haz preguntas, resume el texto con ingenio y capta la atención del usuario. Y siempre trata de introducir la palabra clave principal, por supuesto.

BONUS TRACK: ortografía y gramática, tus peores enemigos.

No alardearé de que no cometo faltas ortográficas, ni que ensamblo de forma excelente mis frases. Es más, el corrector de google drive siempre me marca en rojito un montón de cosas que ni siquiera entenderé. ¡Que te zurzan, corrector!

Pero ello no es excusa de no revisar el texto y adecentarlo un poco, que ya no estamos en la secundaria. Ya sean comas locas, acentos, formas verbales, frases excesivamente largas como palabras faltantes. 

Aunque una vez redactado nos cueste ver estos pequeños detalles, una recomendación es dejar el texto en remojo unos días, es decir, esperar un tiempo para luego revisarlo. Gracias a ello veremos errores y fallos que antes no éramos capaces de ver.

Por supuesto, esto no se aplica a este texto. Tal cual lo escribo, se sube. Así, en crudo, para que lo disfrutéis,

Espero que todos estos consejos os ayuden a pasar un rato divertido o, mejor aún, a escribir mejores artículos SEO. Me dejo muchas cosas, pero es lo que tiene que improvise, os jodéis. 

 

Quizás si lo compartís y le dais muchos laiks os escribamos una guía gratuita de cómo hacer un artículo SEO para personas con dedos choriceros, o algo así.